Las faltas de asistencia a las clases por parte del alumno, cuando aquéllas contabilicen un 30% o más del conjunto de sus horas lectivas, independientemente de su motivación o justificación, tendrán como efecto la pérdida de derecho a plaza del alumno, en los términos que establece la Orden 3661/2007, de 6 de julio, de la Consejera de Educación, apartado octavo.
En este supuesto, el alumno deberá someterse a un nuevo proceso de admisión en las condiciones que la Dirección General de Centros Docentes establezca. La pérdida del derecho a plaza se hará constar mediante la oportuna diligencia en el expediente académico personal del alumno. No obstante, el alumno mantendrá su derecho de asistencia y a ser evaluado en el curso en el que está matriculado.